Análisis del Sinclair ZX Spectrum Vega

En el mundo de los videojuegos, la nostalgia es un arma muy peligrosa. Sobre todo para aquellos que, como yo, ya hemos pasado la treintena. Treinta y once para ser más exactos.

Spectrum ZX Vega - Game Over

¿Cómo empezó el proyecto de Sinclair ZX Spectrum?

El Sinclair ZX Spectrum Vega fue anunciado como un proyecto de crowfunding a través de la web Indiegogo, con una petición inicial de 100.000 libras, que fue superada hasta alcanzar la cifra de más de 150.000.

El proyecto, que contó con el beneplácito de Sir Clive Sinclair, se basaba en un emulador de bajo coste, aunque en su lanzamiento salió a un precio de unos 140 euros.

¿Se puede comprar hoy en día?

A día de hoy se puede encontrar en webs como Amazon rondando los 90 euros. El packaging del producto es correcto, pero me resulta imposible compararlo con el dispositivo original, pues nunca tuve un ZX Spectrum.

En aquella época, mi ordenador era el MSX Phillips VG8020, que técnicamente era superior, pero que en el mercado español fue bastante maltratado. Mi contacto con la máquina de Sir Clive se limitaba a los momentos que iba a casa de uno de mis compañeros del colegio.

Sinclair ZX Spectrum Vega

Quien piense que la guerra de las consolas se inició entre SEGA y Nintendo no recuerda las discusiones de los 80 entre los que teníamos un MSX, un Spectrum o un Amstrad. Casi 30 años después, lo que sí recuerdo es el tacto de las teclas. Y debo reconocer que he tenido un cosquilleo en los dedos cuando he puesto las manos sobre el mando. No sé si por la sensación del recuerdo o por un pinzamiento en la espalda debido a cosas de la edad.

La conexión del equipo (no me atrevo a llamarle consola) es muy sencilla. Disponemos de un conector USB para alimentarlo que podemos conectar directamente a la televisión si disponemos de un puerto o bien aprovechar el cargador de cualquier móvil que tengamos por casa, ya que con el producto no viene ninguno (reducción de costes).

Contenido Caja Spectrum ZX Vega

La imagen y el audio los llevamos a la televisión o monitor mediante un conector de vídeo  compuesto y audio. Los típicos conectores: amarillo para el vídeo, y rojo y blanco para el audio.

Resto Material Spectrum ZX Vega

El dispositivo incorpora, según la caja (me niego a contarlos), unos 1000 juegos precargados, pero tiene la posibilidad, mediante un pequeño slot de microSD, de ejecutar una gran cantidad de ROM’s que podemos descargar desde diferentes webs.

Los juegos incluidos que he podido probar están bastante bien optimizados, tanto en imagen como en control. En cambio, con algunos de los que he descargado la experiencia no ha sido tan buena.

De momento sólo he podido hacerle cargar ROM’s con formato TAP. Debo explorar más este campo.

Videojuego Spectrum ZX Vega

Al seleccionar cada juego, se abre una pantalla en la que se nos explican los controles, a menos que se cargue desde la tarjeta SD. Una vez aceptamos ya nos aparece la pantalla de presentación o menú.

Menu Videojuego Spectrum ZX Vega

De todos los juegos que precarga la máquina, he de reconocer que no recuerdo ni el 10%. Supongo que tiene que ver el hecho de mi pasado en el MSX, pero es verdad que ver aparecer ante tus ojos nombres como Freddy Hardest y otras joyas de productoras como Dinamic Software, Opera Soft, Erbe Software, etc. hace que vuelvas a momentos muy pasados en los cuales yo tenía hasta pelo.

Videojuego Spectrum ZX Vega

En conclusión, no es un equipo imprescindible, pues hay miles de formas de emular este y otro equipos. Es mucho mejor y mucho más fácil de configurar una Raspberry Pi, que hará las funciones de este equipo y encima te emulará cualquier ordenador contemporáneo a este.

Sin embargo, este consejo no es válido para los miembros de esta asociación ni para ti, que has venido a leer este modesto artículo. Si fuéramos personas lógicas no llenaríamos nuestras casas de consolas y ordenadores antiguos que, como he comentado antes, son tan fáciles de emular. El aparato que estamos analizando aquí no lo queremos solo para eso, lo queremos por lo que representa, por todo lo que hay detrás del apellido Sinclair, por volver a tener en nuestras manos un pedacito de historia; de nuestra historia. Y es por eso, y solo por eso que estoy muy contento de poder contar con este pequeño en mi colección.

Quiero aprovechar este artículo para recordar la memoria de Josep, primer tesorero, socio fundador y creador de la mascota de nuestra asociación. Debido a mi reciente entrada a este gran grupo de amigos no he podido conocerle personalmente, pero solo las palabras del resto de socios, me han hecho darme cuenta de lo que hemos perdido. Descansa en paz, Pep.

Alberto Bueso (Albura)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *